Paro en autónomos y trabajadores por cuenta ajena


Oficina de SAE y del SEPE donde se tramitan las ayudas al desempleo.

 

Si un trabajador por cuenta ajena se queda en paro y sus cotizaciones por desempleo no llegan a un año ¿puede cobrar el desempleo? Todos los trabajadores por cuenta propia, ¿tienen derecho a paro? Estas son algunas de las preguntas que desde la Agencia de Desarrollo Local de Tomares contestamos hoy en este post, que esperamos les sea de utilidad.

 

Trabajadores autónomos

Ayudas para autónomos

Los autónomos tienen la posibilidad de cobrar la prestación por cese de actividad. Para ello, deben estar cotizando por cese de actividad (al igual que el trabajador por cuenta ajena cotiza por desempleo), cuestión que es voluntaria, es decir, el trabajador autónomo decide si cotizar o no por dicha contingencia. Además, es necesario tener un período mínimo de 12 meses cotizados de manera continuada en el período inmediatamente anterior al cese de la actividad. Este régimen es el mismo para los TRADE.

La prestación por cese de actividad tendrá una duración mínima de 2 meses y una máxima de 12 meses, en función de los períodos que se acrediten como cotizados.

Por otro lado, la persona que esté cobrando la prestación por desempleo e inicie una actividad por cuenta propia (autónomo), puede seguir cobrando la prestación por desempleo hasta un máximo de 9 meses. Ello es posible sólo si se solicita la compatibilidad en el plazo de los 15 días siguientes al inicio de la actividad por cuenta propia. También existe la posibilidad de cobrar el 100% de la prestación por desempleo a la que se tenga derecho, de una sola vez, cuando se vaya a iniciar una actividad por cuenta propia. (capitalización de la prestación por desempleo).

 

Trabajadores por cuenta ajena

Cobrar la prestación contributiva, lo que comúnmente conocemos como “cobrar el paro“, es una ayuda económica a la que tienen derecho también los trabajadores por cuenta ajena gracias a las cotizaciones por desempleo que se les descontaban de sus nóminas cuando estaban empleados.

Ayudas a trabajadores

Para cobrar la prestación contributiva hace falta un número mínimo de días cotizados, 360 días de cotización acumulada,  y no consumida, en los últimos seis años.  De ahí que cuando un trabajador se queda sin empleo, éste debe revisar cuántos días de cotizaciones por desempleo tiene, por ejemplo mediante el informe de vida laboral,  o hacer esta consulta al Servicio Público de Empleo (SEPE).

 

Para calcular cuánto se cobra de prestación contributiva, se toma la media de las bases de cotización de los últimos 6 meses, no las anteriores.

 

Si el trabajador tiene menos de un año cotizado

En este caso, el trabajador no podrá pedir la prestación contributiva.  Las cotizaciones que tenga se mantienen para que en un futuro, cuando consiga las suficientes, pueda solicitar el desempleo.

Pero existe una ayuda denominada Subsidio por pérdida de empleo, que se conoce como “subsidio por cotizaciones insuficientes”, que es una ayuda asistencial, para los trabajadores que tienen carencia de rentas. El trabajador que ha perdido su empleo puede pedir este subsidio en dos supuestos:

  • Si tiene responsabilidades familiares (cónyuge o hijos menores de 26 años a su cargo) y ha logrado acumular al menos 90 días de cotización, puede pedir el subsidio por cotización insuficiente, lo que se conoce como ‘Ayuda familiar’. En estos casos el subsidio dependerá del número total de días cotizados, y su duración va desde los 3 meses hasta los 21 meses como máximo.

 

  • Si no tiene responsabilidades familiares, necesitará contar con al menos 180 días de cotizaciones (6  meses) para poder solicitar el subsidio. En este caso, el subsidio tendrá una duración máxima de 6 meses improrrogables.

La cuantía del subsidio es, actualmente, de 430,27 € mensuales.

Existen algunos riesgos si trabajamos a tiempo parcial. En estos casos, no siempre se cobra el importe completo del subsidio (430,27€). El SEPE tiene en cuenta el último contrato del trabajador, de modo que se paga el subsidio con el mismo porcentaje que el de horas trabajadas. Es decir, si el último contrato fue a media jornada no se cobrará el subsidio al 100%, sino al 50%, por lo que se cobrarán 215,14 €  euros mensuales en lugar de 430,27 €.

 

Sólo una oportunidad para solicitar las cotizaciones

El SEPE tiene en cuenta los días cotizados de los últimos 6 años de un trabajador cuando hace balance de sus cotizaciones y revisa que no haya pedido antes otro subsidio o prestación por desempleo. Y es que cuando se pide una prestación o subsidio  por desempleo, las cotizaciones que se han utilizado para obtenerlo ya no se pueden utilizar una segunda vez.

 

El paro tiene fecha de caducidad

Las cotizaciones por desempleo que tenemos acumuladas no se pierden, pero debemos tener en cuenta que tienen “fecha de caducidad”. Para solicitar la prestación contributiva se tienen en cuenta las cotizaciones no utilizadas durante los últimos seis años.  Las anteriores se tendrán en cuenta para la jubilación y otras prestaciones, pero no para el desempleo.

Por lo tanto, el trabajador podrá utilizar sus cotizaciones no consumidas, dentro de los últimos 6 años, en un futuro, siempre que en ese momento se encuentre en situación legal de desempleo.

No obstante, si el trabajador suspende una prestación por desempleo para trabajar por un tiempo igual o superior a doce meses, cuando dicho período de trabajo termine, puede elegir con seguir con la prestación y su cuantía anteriormente suspendida o iniciar una nueva a partir de las nuevas cotizaciones. La prestación que NO se elija, se pierde para siempre, al igual que las cotizaciones que generaron dicha prestación.