Uno De Cada Seis Espanoles Acepto En 2014 Un Trabajo Con Un Salario Inferior A La Prestacion Por Desempleo

Es una realidad que cada vez más españoles están aceptando trabajos con un salario inferior a la prestación por desempleo, lo que significa que el desempleo está afectando cada vez más a la población española. En 2014, uno de cada seis españoles aceptó un trabajo con un salario inferior a la prestación por desempleo, lo que representa un aumento del 5% respecto al año anterior. Esto significa que cada vez más españoles están siendo obligados a aceptar trabajos con un salario menor al que percibían antes de estar desempleados.

El desempleo es un problema que afecta a toda la población española, y cada vez son más los españoles que tienen que aceptar un trabajo con un salario inferior a la prestación por desempleo. Esto significa que el desempleo está afectando cada vez más a la población española, y que el número de personas que están siendo obligadas a aceptar trabajos con un salario menor al que percibían antes de estar desempleados está aumentando.

En 2014, uno de cada seis españoles aceptó un trabajo con un salario inferior a la prestación por desempleo, según el informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El estudio, publicado este lunes, muestra que el número de españoles que aceptaron un trabajo a cambio de un salario por debajo de lo que recibían por desempleo se disparó en 2014, alcanzando el 16,4%.

Este porcentaje es más del doble que el registrado en 2013 y se sitúa muy por encima de la media de la OCDE, que en 2014 fue del 8,4%.

La OCDE explica este aumento en España por el "agravamiento de la situación del mercado laboral" español, que se caracteriza por un "elevado nivel de paro y una gran cantidad de trabajadores en riesgo de exclusión social".

El informe señala que el aumento del desempleo en España ha ido acompañado de una "caída significativa" en el salario medio real, lo que ha provocado que muchos trabajadores acepten un empleo por debajo de lo que recibían en prestaciones.

La OCDE recalca que el "salario mínimo relativo" en España es "bajo" en comparación con otros países de la Unión Europea, lo que también puede explicar el aumento de los trabajadores que aceptan un empleo por debajo de lo que reciben en prestaciones por desempleo.

El informe de la OCDE también señala que el número de españoles en riesgo de exclusión social se ha disparado en los últimos años, alcanzando el 27,1% en 2014.

La OCDE define como "personas en riesgo de exclusión social" a aquellas que no tienen un trabajo, viven en hogares con ingresos muy bajos o tienen un nivel de educación muy bajo.

El informe señala que el aumento del desempleo en España ha ido acompañado de una "caída significativa" en el salario medio real, lo que ha provocado que muchos trabajadores acepten un empleo por debajo de lo que recibían en prestaciones.

La OCDE recalca que el "salario mínimo relativo" en España es "bajo" en comparación con otros países de la Unión Europea, lo que también puede explicar el aumento de los trabajadores que aceptan un empleo por debajo de lo que reciben en prestaciones por desempleo.

El informe de la OCDE también señala que el número de españoles en riesgo de exclusión social se ha disparado en los últimos años, alcanzando el 27,1% en 2014.

La OCDE define como "personas en riesgo de exclusión social" a aquellas que no tienen un trabajo, viven en hogares con ingresos muy bajos o tienen un nivel de educación muy bajo.

¿Qué ley regula la prestación por desempleo?

La ley de prestaciones por desempleo es una ley que regula las prestaciones a las que tienen derecho los trabajadores desempleados. Se trata de una ayuda económica que se otorga mientras el trabajador está buscando un nuevo empleo. La ley establece los requisitos que debe cumplir el trabajador para tener derecho a estas prestaciones, así como el importe y la duración de las mismas.

Para tener derecho a las prestaciones por desempleo, el trabajador debe cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran:

  • Haber estado contratado con una empresa durante un mínimo de 12 meses.
  • Haber trabajado al menos 360 días en los últimos 5 años.
  • Estar inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo.
  • No estar cobrando otro tipo de prestación por desempleo o subsidio por desempleo.
  • No estar realizando una actividad laboral por cuenta propia o ajena.

Una vez cumplidos estos requisitos, el trabajador podrá solicitar la prestación por desempleo en la oficina de prestaciones del Servicio Público de Empleo. La solicitud se realiza a través de un formulario en el que el trabajador deberá indicar sus datos personales, datos del último empleo, así como la fecha en la que se produjo el despido. Una vez presentada la solicitud, se realizará una entrevista personal con el trabajador para comprobar que cumpla los requisitos establecidos en la ley.

La prestación por desempleo tiene una duración máxima de 24 meses. No obstante, la duración de la prestación se verá reducida en función de la edad del trabajador y de la situación familiar en la que se encuentre. Por ejemplo, si el trabajador tiene menos de 25 años, la duración de la prestación será de 12 meses. Si el trabajador tiene una situación familiar especial, como ser padre soltero o cuidar de una persona dependiente, la duración de la prestación será de 36 meses.

El importe de la prestación por desempleo se calcula en función de los ingresos percibidos por el trabajador en los últimos 12 meses. El importe máximo de la prestación es de 1.200 euros al mes. No obstante, el importe que perciba el trabajador será menor si sus ingresos en los últimos 12 meses fueron inferiores a esa cantidad.

¿Cuándo se creó el seguro de desempleo?

En 1935, durante la Gran Depresión, el presidente Franklin D. Roosevelt promulgó la Ley de Seguro Social, que incluía el seguro de desempleo. Este programa federal de asistencia estatal se creó para ayudar a los trabajadores desempleados y sus familias. El seguro de desempleo es financiado con impuestos sobre los salarios de los trabajadores y las empresas. El programa está administrado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

El seguro de desempleo es un beneficio temporal que paga a las personas que han perdido su trabajo debido a ninguna culpa propia. El beneficio es proporcional al salario del trabajador, y la duración del beneficio depende del estado en el que reside el trabajador. Los beneficios deben ser solicitados dentro de un cierto período de tiempo después de perder el trabajo.

Para calificar para el seguro de desempleo, un trabajador debe haber estado trabajando por un período de tiempo determinado y haber ganado un salario mínimo. El trabajador también debe estar desempleado por ninguna culpa propia. Las razones comunes para el desempleo involuntario incluyen despidos, reducción de horas, finalización de contratos o falta de trabajo en el área.

Los beneficiarios del seguro de desempleo deben estar dispuestos y capacitados para trabajar, y deben estar buscando activamente un empleo. Los beneficiarios deben presentar una prueba de desempleo para continuar recibiendo beneficios. Esta prueba generalmente requiere que los beneficiarios presenten una lista de empleadores con los que hayan solicitado empleo.

En algunos estados, los beneficiarios del seguro de desempleo también pueden calificar para recibir beneficios adicionales, como programas de subsidio de salario, programas de capacitación laboral o programas de búsqueda de empleo.

¿Qué requisitos dan derecho a la prestación contributiva por desempleo?

Para poder acceder a la prestación contributiva por desempleo, se deben cumplir una serie de requisitos. En primer lugar, el solicitante debe estar inscrito como demandante de empleo en la Oficina de Empleo correspondiente. Además, debe haber cotizado durante un mínimo de 360 días en los últimos 5 años, y no puede tener pendiente de pago ninguna cantidad a la Seguridad Social.

Asimismo, el solicitante no debe estar cobrando actualmente otra prestación por desempleo, ni estar realizando una actividad remunerada, salvo en determinadas circunstancias. Por último, el desempleo debe ser voluntario o involuntario, y no haber sido provocado por el propio trabajador.

¿Cuál es el importe del subsidio por desempleo?

En España, el subsidio por desempleo se regula por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social. Según este Real Decreto, el subsidio por desempleo es una prestación económica a percibir por aquellas personas que, habiendo cotizado la suficiente base reguladora, se encuentren en situación de desempleo. Para tener derecho a este subsidio, además de estar en situación de desempleo, es necesario que la persona inscrita en el Servicio Público de Empleo estatal (SEPE) cumpla con los siguientes requisitos:

  • Haber cotizado, como mínimo, 360 días en los últimos cinco años anteriores a la solicitud, siendo al menos 180 días en los últimos dos años.
  • No superar, en el momento de solicitar el subsidio, la edad ordinaria de jubilación.
  • No estar cobrando otra prestación por desempleo o cualquier otra pensión.
  • Estar dispuesto a trabajar en cualquier lugar de España.
  • No estar excluido del derecho a percibir el subsidio por haber sido despedido por causas objetivas o haber abandonado voluntariamente el empleo.

El importe del subsidio por desempleo es de 70% de la base reguladora, siendo ésta la media de las cotizaciones realizadas en los últimos cinco años. No obstante, existen ciertas situaciones en las que el importe puede ser inferior o superior. Por ejemplo, si la persona tiene hijos a su cargo, el importe del subsidio a percibir será del 75% de la base reguladora. Asimismo, si la persona tiene más de 45 años y está inscrita en el SEPE desde hace más de un año, el importe del subsidio será del 80% de la base reguladora. En cambio, si la persona tiene menos de 25 años o está inscrita en el SEPE desde hace menos de un año, el importe del subsidio será del 60% de la base reguladora.

Por último, cabe destacar que el subsidio por desempleo tiene una duración de 24 meses, aunque en determinadas situaciones esta duración puede ser prorrogada. Asimismo, señalar que el subsidio cesa en los siguientes casos:

  • Al encontrar un empleo.
  • Al cobrar otra prestación por desempleo o cualquier otra pensión.
  • Al superar la edad ordinaria de jubilación.
  • Por faltas graves cometidas en el empleo anterior.
  • Por rechazo injustificado a una oferta de empleo.
  • Por abandono voluntario del empleo.

Según el informe anual de la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), en 2014 uno de cada seis trabajadores españoles aceptó un trabajo con un salario inferior a la prestación por desempleo, lo que representa un aumento del 8% respecto al año anterior. El presidente de la UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que esta situación es "inaceptable" y ha exigido al Gobierno que tome medidas para mejorar el empleo y salarios en España.

La UGT y la CEOE también han señalado que el 42% de los trabajadores españoles no tiene un contrato fijo y que el salario medio en España se situó en 21.900 euros en 2014, un 1,4% menos que en 2013. Asimismo, el informe destaca que el número de trabajadores con salarios por debajo de los 12.000 euros anuales se ha duplicado en los últimos cinco años.

Por otra parte, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha señalado que el informe demuestra que el mercado laboral español está "muy deteriorado" y ha exigido al Gobierno que adopte medidas para mejorar la situación. Rosell ha afirmado que el mercado laboral español es "insostenible" y ha señalado que el Gobierno debe hacer más para fomentar el empleo y la creación de empresas en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir